"You're going to need a bigger boat."

"You're going to need a bigger boat."

lunes, 11 de septiembre de 2017

Rodeado de series presenta... TWIN PEAKS, temporada 3


Partimos de la base de que yo nunca salí de Twin Peaks. Me habré visto la serie original completa al menos tres veces. Fuego camina conmigo me dejó tan alucinado cuando la vi que aún no me he recuperado. Traté de acercarme a esta nueva incursión televisiva de David Lynch sin expectativas. Simplemente, me dije, vamos a ver de lo que es capaz el viejo mago.

Dieciocho semanas después, dieciocho capítulos después… aproximadamente dieciocho horas de nuevas locuras después, esto es lo que puedo decir. Por mí, podría seguir otras dieciocho temporadas.

David Lynch no ha escogido el camino fácil. Podría haber retornado al sendero de las primeras entregas de la serie, con esa mezcla de thriller rural y momentos extraños que tan buen resultado le reportó. Pero no. Ya no es el mismo. Nosotros tampoco. La televisión, en buena medida gracias a Twin Peaks, tampoco es la misma. Y Lynch ha decidido ir por el camino difícil. Demostrar que se puede hacer algo diferente con las mismas herramientas.

Andy.

Trío de ases del FBI.

Trío de damas de Las Vegas.

I am the ARM.

Esta serie no atraerá en absoluto a los degustadores de ficciones más convencionales. No es fácil de digerir, sobre todo pensando en quien no conozca la serie original. Los episodios son arrítmicos, sin estructura, sin concesiones. Casi, aseguraría, nadie que no sea fan de Lynch resistirá mucho. Porque el nivel de rareza alcanza en algunos momentos cotas realmente inéditas, incluso para el creador de Terciopelo Azul. Y ese es el gran valor de esta nueva entrega de Twin Peaks. El viejo mago repite algunos trucos, pero su talento para asombrar, inquietar y sorprender sigue intacto. Sus personajes, algunos de ellos en particular, muestran además una humanidad encantadora y realmente a tono con los tiempos que vivimos, dentro del ambiente extraño: ahí está la Janey-E interpretada por Naomi Watts o el maravilloso Harry Dean Stanton.

Tramas abiertas que no se cierran. Ideas esbozadas en la serie anterior que se resuelven (o no). Personajes que regresan, personajes que no. Muchos momentos  inquietantes en la onda del mejor Cronenberg elevado a la décima potencia. Estallidos de violencia en la tradición de Carretera perdida. Momentos surrealistas sin ninguna explicación. Misterios que nunca se aclaran. Instantes simplemente memorables, como el mostrar el implacable paso del tiempo en los personajes (o su vetustez), como ese momento en el que Bobby Briggs no puede reprimir las lágrimas ante el retrato de Laura Palmer, como esas terribles conversaciones telefónica entre Hawk y la dama del leño, como todo ese episodio octavo que le da un nuevo sentido a la palabra "extraño"… y hablamos de David Lynch. Escenas en las que domina el humor, como casi toda la parte de Las Vegas. Y momentos en que las escenas se alargan sin demasiada necesidad, planos fijos sin diálogos ni aparente utilidad, cuyo sentido se nos escapa, si es que lo hay. Altibajos, pero más altos que bajos, muchos más. Y sobre todo una capacidad de atraer, de atraparte en su mundo raro.

Diane es real.

Cooper.

Where's Judy?

Dougie Jones.

He disfrutado a rabiar con las sorpresas, con el ambiente raro, con esos efectos especiales delirantes que mezclan el último grito digital con montajes fotográficos y trucos añejos, con esa capacidad innata de Lynch de inquietar con el simple uso creativo del sonido. He disfrutado con el reparto, y es una pena que el enano bailarín no nos haya deleitado de nuevo con su bailoteo y su capacidad de hablar al revés...

Lynch ata algunos cabos, pero muchos otros quedan sueltos. ¿Habrá más Twin Peaks? ¿Volveremos a ese lugar perdido en el estado de Washington? ¿O a ese suburbio de Las Vegas llamado Rancho Rosa? Ojalá sí. Porque quedan muchas cuestiones pendientes: ¿Es Laura Laura… o Carrie? ¿Es este mundo real, o es simplemente un sueño de alguien al otro lado, ese extraño lugar de las cortinas rojas? ¿Ha sido conjurado el mal definitivamente o no, si es que eso es posible?

En resumen: qué gozada.

Gotta light?

sábado, 5 de agosto de 2017

Recomendado especialmente: PÁJARO BURLÓN


Divertida, imaginativa, moderna, y además perfectamente cuidada en lo que atañe a su encaje con la historia pasada del personaje, Pájaro Burlón (traducción tradicional en España del original Mockingbird, textualmente “ruiseñor”) es una lectura entretenidísima y tiene muchos momentos de humor agudo y realmente descacharrante. Y eso ya es más de lo que pueden decir la mayoría de los tebeos de Marvel, en estos momentos.

Los escritores que vienen de fuera del medio, como es el caso (la guionista de la serie, Chelsea Cain, es novelista) siempre aportan miradas diferentes, siempre llaman la atención, y son usados como reclamos publicitarios por Marvel y DC. En el caso de Cain, se nota que ha “hecho los deberes” y aprovecha la historia del personaje, como debe ser, aportando además elementos nuevos. 

Bien secundada por Kate Niemczyk, Cain escribe un tebeo divertido e inteligente (que fue candidato a Mejor serie y a Mejor guionista en los recientes Premios Eisner) y que generó cierta polémica en Internet por sus ingeniosas y constantes referencias feministas, algo que el público “tradicional” de Marvel no digirió bien a juzgar por las protestas que se registraron en las redes sociales (vergonzoso acoso a la guionista incluido). También hubo revuelo en el mundillo digital cuando Marvel decidió cancelar la serie debido a sus bajas ventas, pero a estas otras demandas la editorial hizo oídos sordos.


 
La tan publicitada apuesta de Marvel y DC por los llamados cómics “diversos” ha dado lugar a obras excelentes, buenas y también mediocres. El nivel medio de calidad de esta hornada de tebeos, realizados en su mayoría por autores muy jóvenes y con mucha presencia de autoras, es muy alto: Ms. Marvel, Batgirl, Capitana Marvel, Hulka, Black Canary... Pájaro Burlón se cuenta entre las excelentes, en mi opinión. Sin embargo, esa alta calidad no impidió la cancelación precipitada de esta serie, como sucedió con el cierre de La leyenda de Wonder Woman de Renae De Liz, en DC.

¿Quizá tanto Marvel como DC han querido simplemente explotar el filón de la “diversidad”, como sucedía en el pasado con las modas como las artes marciales, los juguetes de Hasbro o los videojuegos? ¿Quizá son demasiadas series a la vez, no solo de las “diversas”, sino en general? Varios autores han criticado ya la sobreabundancia de títulos que dispersa las ventas. Pero sin embargo, un editor de Marvel afirmaba recientemente que la caída de las ventas es culpa de las series "diversas", que alejan de Marvel a los lectores de toda la vida... Se olvidaba el hombre de tener en cuenta a los nuevos lectores (y lectoras) que nunca antes habían leído tebeos de Marvel y que ahora adoran a Loki y compran fielmente series como Ms. Marvel, Moon Girl y Dinosaurio Diabólico… Y de que la caótica estrategia editorial de la Marvel de los últimos años ha dado lugar a una sobreabundancia de crossovers a cual más anodino, a nuevas series de muy corta vida protagonizadas por los personajes con vida audiovisual pero que no se sostienen por sí solas. 

  
Opino que series como Pájaro Burlón han supuesto un verdadero soplo de aire fresco en el panorama del cómic americano, y es una lástima que al menos por ahora Bobbi Morse vuelva a ser relegada al papel de comparsa que, como casi todas las heroínas de Marvel, ha ocupado durante tantos años, con excepciones como el trabajo con los personajes femeninos de Chris Claremont o la brillante Jessica Jones de Bendis y Maleev. Esperemos que esto no se convierta en una tendencia… y esperemos que tantos y tantos devoradores de viñetas de Marvel superen sus prejuicios hacia los personajes femeninos (incluso los que no son “diversos”) y le den una oportunidad a este tebeo.

Pero creo que es muy importante subrayar que la calidad media de los tebeos de Marvel, en los últimos años, es inversamente proporcional a su cantidad, y es la principal responsable de que muchos lectores de toda la vida los vayan dejando de lado y miren hacia interesantes propuestas de la Distinguida Competencia (el espléndido Batman de Tom King, sin ir más lejos; el renovado Superman, siempre entretenido y atractivo Flash, el sorprendente Deathstroke de Christopher Priest…) o de la pujante escudería Valiant, o sigan a sus autores favoritos cuando abandonan Marvel o DC hacia la asentada línea Image.

Y ese es el verdadero caballo de batalla: Marvel necesita clarificar su dirección editorial y centrarse en la calidad, más que en buscar el impacto en Internet y en las noticias con giros sorprendentes de los cuales enseguida reculan. Un ejemplo perfecto del camino a seguir es el trabajo de Jason Aaron, que lleva más de cuatro años ya enseñando cómo se juega a esto de los superhéroes en Thor, como ya lo hizo antes en otros trabajos como Lobezno y la Patrulla-X. Otro ejemplo: con sus altibajos, el Spiderman de Dan Slott. Y naturalmente, Ms. Marvel. Pero son excepciones que confirman la regla...

martes, 1 de agosto de 2017

Películas recién vistas: SPIDERMAN. HOMECOMING


Por fin Sony ha dado en el clavo con Spiderman. Por fin han hecho una película con un guión convincente que no desperdicia una hora de metraje en contar la historia que ya conocemos de sobra, y han apostado por una versión juvenil y desenfadada del héroe arácnido, muy en la onda Ultimate, que resulta de lo más satisfactoria y muy acorde con el espíritu del personaje (con homenaje expreso al Ditko más clásico incluido). El acierto de incluir a Spiderman en Capitán América: Civil War se redondea con esta película.

El film dirigido por John Watts saca partido al atolondramiento del héroe novato y a sus ganas de hacerlo bien, se guarda un par de sorpresas muy bien colocadas y deja perfectamente encarrilada su continuación. Eso, casi obligado pero a veces muy difícil de concretar, se resuelve estupendamente en una parte final antológica.

Pese a que en muchos momentos los efectos especiales no están a la altura de lo que se espera en una producción de este tipo (véase algunos momentos de Spiderman en movimiento o la batalla final), la película entrega escenas de acción de lo más convincentes (el asunto del obelisco de Washington) y apuesta todo al empaque de su reparto. Un poco sorprendente pero siempre efectivo Robert Downey Jr., un contenido Michael Keaton y un excelente Tom Holland, con el felicísimo hallazgo de Marisa Tomei en el papel de la tía May, sostienen el film, bien medido de ritmo y con un buen apoyo musical.




Pero el verdadero triunfo es dar, por fin, con el personaje: un tipo con más agallas que cerebro, que solo piensa en cómo puede ayudar a los demás, y que nunca se rinde. Que puede ser blanco de las burlas y puede resbalar y caer, pero que siempre se levanta de nuevo.

Por cierto, lo de "Homecoming" podían haberlo traducido tranquilamente como "graduación", y habría quedado mucho mejor. Y muchas escenas clave quedaban desveladas en el trailer, cosa que Marvel tiende a hacer siempre. Pero en resumen, se lo pasa uno muy bien. Ojo: hay dos escenas postcréditos, y sobre todo, una de ellas, es de las que no se olvidan.

En resumen: muy divertida.

jueves, 20 de julio de 2017

Recién leído: RAGNARÖK de Walt Simonson, libro 1 y libro 2


Espectacular. Solo se puede decir eso. Walt Simonson vuelve a un tema que le ha apasionado desde siempre, la mitología nórdica, con energía y brío de sobra, y una mano de dibujar absolutamente fabulosa, a su edad. Es sin duda el artista de su generación que mejor resiste el implacable paso del tiempo.

Esta vez, sin embargo, Simonson nos presenta a un dios del trueno casi zombi. Tras el crepúsculo de los dioses, una idea igual a la que daba inicio a la saga de El Cuarto Mundo de Jack Kirby, solo Thor ha sobrevivido… gracias a la ardilla Ratatosk, que le conserva con vida. Vuelto a la vida y recuperada su arma, el martillo Mjolnir, un cadavérico e iracundo Thor debe hacer frente a todo lo que ha sucedido. Su destinos se mezclan con los de una familia de elfos negros, cuya importancia es creciente en el devenir de la trama. Panini ha publicado ya en castellano el primer arco en un tomo en tapa dura; esperemos que el segundo no se demore mucho.

Con excelente coloreado de Laura Martin, Simonson cierra los excelentes doce capítulos publicados hasta ahora, llenos de sorpresas, batallas y acción, dejando suficientes elementos preparados para continuar la serie, algo que planea hacer en el inmediato futuro.

En resumen: lo dicho, espectacular.

martes, 18 de julio de 2017

MARTIN LANDAU, 1928-2017

Ah, aquellos viejos episodios de Space 1999... por no hablar de
Ed Wood, Delitos y faltas,
y claro, Con la muerte en los talones...

domingo, 16 de julio de 2017

Recién leído: MOTOR CRUSH, 1, de Fletcher, Stewart y Tarr


La extraña costumbre que tienen Marvel y DC de alejar de sus cómics a los creadores interesantes, a base de injerencias y otras tonterías, hace que disfrutemos de series como esta. Motor Crush es la historia creada por Brenden Fletcher, Cameron Stewart y Babs Tarr, artífices de la colosal Batgirl de los Nuevos 52 (una de las pocas series que merecían realmente la pena de esos años): un vibrante tebeo de motoristas, protagonizado por una intrépida joven piloto, Domino Swift, que en un futuro cercano divide su tiempo entre las competiciones legales e ilegales, y es un verdadero as en ambas. Un producto químico, el Crush, es el motor (nunca mejor dicho) de la acción. Porque el Crush hace que los motores se disparen… pero, ¿qué le hará a una persona?

El arranque de la colección, que tampoco inventa demasiado y no lo necesita, engancha de inmediato. Acción a toda pastilla, persecuciones, sorpresas y diversión garantizada en un tebeo que podría tranquliamente ser el argumento, convenientemente remozado, que los tres autores tenían planeado para nuevas entregas de Batgirl. En cualquier caso, Motor Crush enlaza perfectamente con la características que tantos cómics americanos actuales usan para atraer al público: tema accesible, protagonismo femenino, diversión, dibujo excelente, narrativamente brillante y atractivo visualmente.

En resumen: otra serie Image a seguir, y van…

Películas recién vistas: LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS


De nuevo, César y sus simios vuelven a las pantallas. Esta vez, años después de los sucesos de la anterior película, donde ya se desataba el enfrentamiento abierto contra los humanos, el primer simio inteligente y demás amigos y familia se enfrentan contra un enloquecido líder militar, para ellos simplemente "el Coronel", encarnado con aplomo por Woody Harrelson. César no quiere enfrentarse a los humanos, pero la decisión le será impuesta por la vía de los hechos…

Así, un envejecido César, de nuevo encarnado por Andy Serkis, ayudado por su maquillaje digital, se aparta del credo del simio tras el enésimo ataque de los humanos a su reducto en el bosque, y aprende (más bien recuerda, porque lo ha olvidado), y por las malas, que el camino del hombre solo lleva al desastre. Los momentos oscuros de la trama son eso, oscuros, desazonadores, crueles, intensos, y no es difícil encontrar paralelismos con ciertos detalles del mundo real. Escenas de acción vibrantes, banda sonora impresionante de Michael Giacchino, efectos especiales que rozan lo pasmoso (de nuevo, la expresividad y la impresión de realidad que se alcanza en los personajes digitales asombra) y adecuado desarrollo de personajes conocidos y nuevos, para un film que remata la historia y que huye de los tópicos de los blockbusters. 

Épica en su planteamiento, desarrollo y desenlace, que no por previsible resulta menos acertado, La guerra del planeta de los simios seguramente decepcionará a quienes solo busquen un espectáculo bélico, o las típicas estructuras de las películas palomiteras, porque no va de eso. La verdadera guerra se desarrolla en el interior de César. Y la espectacular batalla final ejemplifica a las claras de qué va la pelicula. Centrándose más en la emoción que en un simple espectáculo circense de tiros y peleas, la película triunfa en todos los sentidos.

En resumen: colosal.


martes, 11 de julio de 2017

Recién leído: SEX CRIMINALS 1, de Fraction y Zdarsky


Es curioso que algunos tebeos de la renovada Image, verdadero imán de creadores ahora mismo, han tardado mucho más que otros en llegar hasta nosotros. Ha sido el caso de la excelente The Wicked + The Divine, y también el de la serie que nos ocupa. Por suerte, ya podemos leer Sex Criminals en castellano, de la mano de Astiberri, que con esta y otras novedades en cartera sigue ampliando su catálogo de cómic procedente de Estados Unidos.

La premisa de partida es salvajemente divertida, y realmente se lo pasa uno muy bien leyendo la primera entrega de las aventuras de esta curiosa pareja de delincuentes. La incógnita es cuánto partido se le puede sacar a la idea. Por ahora, la apuesta de Matt Fraction es inteligente, mezclando flashbacks y acción presente e imprimiendo un ritmo rápido y lleno de chispa al asunto, bien secundado por el dibujo de Chip Zdasrky. A punto de cumplir su segundo año de vida en EE.UU., parece que ambos autores han conseguido asentar su historia, que gira en torno a un tema, el sexo, al que se le saca mucho partido en la historia, en todos los sentidos. Habrá que seguir leyendo, a ver… Por ahora, desde luego, el asunto va bien.

En resumen: muy divertida.